lunes, 12 de octubre de 2015

Los Archiduques




 Por Pablo Millán.

Sin lugar a dudas, el mejor grupo asturiano nacido durante la década de los 60s, que independientemente de su calidad profesional y artistica, ha saltado a la fama por haber cobijado en su seno durante algun tiempo al genial cantante y posterior Rey del Glam en España, Tino Casal. Gracias a su presencia, se han llegado a pagar mas de 20.000 de las antiguas pesetas por un single de los Archiduques en ferias de coleccionismo.

Los Archiduques se forman en Oviedo en 1963 (todavía sin Tino Casal en su formación, ya que llegaría al grupo en 1967). Los componentes eran Tony a la guitarra solista, Claudio a la guitarra ritmica, Tito al bajo, Pedro a la batería y el melillense Armando Pelayo al organo.




 A los dos años, el grupo publica (todo un logro para un grupo moderno en Asturias en esa epoca) dos EPs con la discográfica Columbia, ambos en 1965, y ambos bastante bastante alejados del estilo psicodélico que adquiriría el grupo posteriormente.

El primero de los EPs incluía la tranquila balada "Le Ciel, le soleil et la mer", que en contra de lo que pueda sugerir el titulo, es grabada en castellano, al igual que "Nunca digas adios", muy al estilo de las antiguas baladas que se tocaban en las salas de fiestas en esos años, "Escucha mi canción" seguía la misma linea y cerraba este anodino debut de los Archiduques la autóctona e instrumental "Fui al Cristu" (¿acercamiento al Folk-rock?).


El segundo EP, que como hemos dicho, se publica tambien en 1965, ya denota un giro en el estilo del grupo, empieza con el "Si mi padre fuese rey", una bonita y rítmica melodia, con trinos de pajaros incluidos. Completaban el EP, las baladas "Un día", "Nunca más" y la melancólica "Te he perdido". A estas alturas, el grupo se dedicaba a recorrer la geografía asturiana, actuando en salas de fiestas, como la sala Somar en Sotrondio, o Fontoria en Pola de Laviana, pero pronto cambiaría su suerte...

Llegamos al año 1967, el grupo se disponía a grabar un single en Madrid, cuando el cantante se pone enfermo, y deciden avisar a un joven, llamado Jose Celestino Casal, nacido en 1950 en la localidad ovetense de Tudela Veguín, que por aquel entonces actuaba con Los Zafiros Negros, quedan gratamente sorprendidos por sus aptitudes vocales e inmediatamente pasa a formar parte del grupo.


Segun sus propias palabras "Yo tendría trece o catorce años, vivía en Oviedo y estaba estudiando en la Escuela de Artes y Oficios. Mi hermano mayor cantaba muy bien y a mi se me pegó el gusanillo. Con unos amigos hice un grupo que seguramente eramos los primeros en Oviedo en usar guitarras eléctricas y tocar el "Twist & Shout" de los Beatles y otras barbaridades... Pero entonces allí en Asturias había un grupo que era mucho más profesional que nosotros: Los Archiduques, habían tocado mucho y hasta habían grabado un disco, lo que era casi una proeza. Por las circunstancias entré en contacto con ellos cuando les hacía falta un cantante para grabar otro disco y nada, a mi me pareció estupendo, y allí empecé a cantar. Recuerdo que ya entonces hacíamos una versión del "Eloise" que a mi y al guitarra nos gustaba mucho y éramos los que teníamos las ideas más claras del grupo y de la música."


El single en cuestion era "No le ames" / "Lamento de gaitas", la primera es una fantastica melodia pop, donde Tino Casal demuestra sus extraordinarias cualidades vocales, con todo tipo de registros y una falsete que el mismo Brian Wilson hubiera firmado, un tema espectacular. Pero sin duda, el mayor exito les llegó con "Lamento de gaitas", una versión del tema "I Love How You Love Me" de los hermanos Paul y Barry Ryan, con acompañamiento de gaitas asturianas, y un ritmo pegadizo, asi como un final apoteosico donde el señor Casal saca a relucir su vena mas soulera... Un tema de imprescindible audición.

Sobre este tema Tino Casal dijo: "Cuando entramos a grabar "Lamento de gaitas", nosotros llevábamos un pedal distorsionador de guitarra. Al enchufarle, sonaba un ruido que se metía por todos los canales de la mesa. Los técnicos del estudio estuvieron toda una mañana intentando descubrir de donde salía el ruido de la guitarra. Al final se grabó con ruido y todo. No era más que el sonido de la guitarra que salía del pedal que era una distorsión primitiva y supersaturada."
Despues de este exito, el grupo se desplaza a Madrid, donde actuan con frecuencia en discotecas como la Don Daniel entre otras.


Ese mismo año, publican su segundo single, "Dimension en sol mayor" / "Quiero volar muy alto", la primera es una extraña cancion psicodélica, con una letra bastante extravagante para la epoca (guiños a Dalí incluidos). Según Tino Casal: "Con Los Zafiros Negros fueron años más brillantes, todo era muy fresco. Luego con Los Archiduques era mucho más profesional y hasta aburrido, promoción, giras por provincias, nos iban demasiado bien las cosas y casi nos dedicamos a hacer una vida contemplativa. Hicimos un segundo single que fué un fracaso, hablaba de Dalí y el sol, en fin, una letra pedante y horrible. Allí yo decidí dejar el grupo e invertir mi tiempo en otras cosas." La cara B, "Quiero volar muy alto" es un tema mas soul, donde Tino sigue demostrando su inmensa categoría. El single fué un fracaso en ventas y Tino Casal abandona la nave para emprender su exitosa carrera en solitario.

Ya en 1970, el grupo publica con poco exito, su último single, "La princesa y el juglar" una fabula medieval, un cuento de hadas narrado a ritmo popero, bastante emocionante, la cara B sería para "Linda" otra joyita psicodélica donde cobran fuerza los coros de voces y las voces en falsete muy en la linea de "Lamento de gaitas"...

Los miembros originales de Los Archiduques se volverian a reunir en 1982 para volver a grabar su mayor éxito, por el que siempre seran recordados, "Lamento de gaitas", que pasará a la historia como una de las joyas mas desconocidas de nuestra música durante los años 60s.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada