martes, 24 de noviembre de 2015

Pelicula: Love & Mercy (2014)


 Por Pablo Millán.

Las expectativas eran muy altas, por lo menos por lo que a mi respecta. Se estaba preparando un biopic de uno de los mayores genios de la historia de la música moderna, y por que no decirlo, de la música en general: el irrepetible, extravagante, mágico, temperamental, innovador y visionario, Brian Wilson, la autentica alma de los Beach Boys.

La dirección corría a cargo de Bill Pohlad, mas reconocido por su carrera de productor que de director, donde apenas tenía experiencia.
El elenco de actores, si bien me generaba algunas dudas (como veremos, bien fundadas), a priori gozaban de excelente reputación. Nos encontramos a John Cusack, Elizabeth Banks, Paul Dano y Paul Giamatti, entre otros.


Bien, vayamos al meollo de la pelicula. La trama gira en torno a la figura de Brian Wilson, lider, voz y principal compositor del eterno grupo californiano, The Beach Boys.

Vemos dos lineas argumentales paralelas, una del Brian Wilson joven, centrada a mediados de los años 60, encarnado brillantemente por Paul Dano (es destacar el increible parecido fisico entre Dano y el Brian Wilson de esos años) el cual me sorprendió gratamente, y otra con John Cusack haciendo de un Brian Wilson cincuentón, ambientada en los años 80.

Seamos sinceros, ambas lineas argumentales son bastante desiguales. La primera, la de Dano, es entrañable, magistral, ambientada milimetricamente, donde vemos a un Brian Wilson en plan genio, y adentrándose en un peligroso mundo de autodestrucción, aderezada por sus inicios en el consumo de drogas, su dificil y dramática relación con su padre, Murray Wilson (muy pasada por alto, todo hay que decirlo, se le podía haber sacado mas jugo), así como su relación con el resto de miembros del grupo, a saber, sus hermanos Dennis y Carl, su primo Mike y su vecino Al.


Alternandose con esta linea temporal, tenemos el hilo argumental del Brian Wilson cincuentón, enamorado de una explosiva vendedora de cadillacs, totalmente desequilibrado mentalmente hablando, y atiborrado de pastillas por el despreciable psicoterapeuta Eugene Landy (interpretado por Paul Giamatti, a los que este tipo de papeles le vienen al pelo).

Esta linea temporal, seamos claros, es un telefilm de antena3 de media tarde. A eso le sumamos un John Cusack, al que no termino de ver en el papel (bueno, al que no termino de ver como actor), y que no ayuda para nada a que sienta algo de simpatía por esta parte del film.

Pero volvamos al Brian Wilson de Dano, al veinteañero soñador. Esta parte de la cinta es de imprescindible visionado. Realmente es una gozada ver los procesos de creación de sus grandes discos, como el Pet Sounds, su obra maestra, o la fallída Smile. Ver como nacen de su mente obras maestras de la talla de Good Vibrations (una maravilla ver como se gestó esta joya), God Only Knows, I Get Around, Surf's Up, Heroes and Villains, Wouldn't It Be Nice y tantas otras. Disfrutar de como se graban en el estudio y de los magistrales arreglos salidos de la mente de un bendito loco.


Pero no solo eso, en esta parte son importantes las relaciones, sus interconexiones, bien documentadas, con gente como Van Dyke Parks, Tony Asher, su padre Murray, su primera esposa Marilyn, su fraternal relación con sus dos hermanos Carl y Dennis, el incipiente distanciamiento con su primo Mike Love, su espiral de autodestrucción, sus viajes con el L.S.D...

En resumidas cuentas, nos encontramos con dos peliculas en una, la de Dano (emocionante) y la de Cusack (totalmente prescindible).

Por último, y no podía ser de otra manera, destacar la excelente banda sonora de la pelicula, plagada de los grandes éxitos de los Beach Boys,  y aderezada, como la guinda final del pastel, con una actuación del auténtico Brian Wilson que nos deja con esa media sonrisa y que nos hace ir corriendo a la estantería a ponernos el Pet Sounds en la cadena, cerrar los ojos y soñar.

 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada